Exfoliante casero y natural para mimar tu piel

El arte de la exfoliación es una técnica que todos deberíamos poner en práctica, independientemente de nuestra edad, sexo o tipo de piel.

Hasta hace poco, exfoliar la piel era un ritual olvidado para muchos, sin embargo, cada vez somos más los que nos sumamos a esta saludable técnica, ya que permite buenos resultados y en poco tiempo ayuda a mantener tu piel sana, limpia y radiante.

exfoliantes caseros

Existen dos tipos de exfoliación: la exfoliación natural (que es el proceso mediante el cual nuestra piel renueva las células muertas) y la exfoliación cosmética.

La exfoliación cosmética consiste en remover las células muerta de nuestra dermis con ayuda de productos cosméticos, adelantándonos así, al proceso natural, que ocurre cada 28 días.

Sin duda la exfoliación es el ritual de belleza que necesitas incorporar a tu rutina ya que, además de ayudarte a lucir una piel más bonita y lisa, también tendrás un cutis más sano.

 

Beneficios de la exfoliación

La exfoliación cosmética es una técnica que no debemos utilizar a diario, sino que entre una y dos veces por semana será suficiente.

Tiene innumerables beneficios, pero no debemos excedernos, ya que sino causaría el efecto contrario. Todo en su justa medida.

A la hora de la exfoliación no solo debemos prestar atención a nuestro rostro y sino también al resto del cuerpo.

exfoliantes caseros

Zonas como nuestros codos y rodillas, a menudo son olvidadas a la hora de aplicarnos una crema hidratante corporal y tienden más a la sequedad, por lo que agradecen especialmente una exfoliación.

Otras zonas de nuestro cuerpo que más necesitan una exfoliación son las manos y los pies. Las plantas de los pies reaccionan especialmente la exfoliación ya que así puedes reducir y eliminar durezas y callos o prevenir su aparición.

Por su parte, exfoliar regularmente nuestras manos nos permite tener una piel más lisa y sedosa y así la piel absorberá mejor cualquier tipo de producto como crema de manos y a la vez, ayudamos a prevenir la aparición de manchas.

exfoliantes caseros

Algunos de los beneficios de exfoliar regularmente nuestra piel son:

 

Eliminar las células muertas de nuestra piel

 Así nuestra piel lucirá más limpia, tonificada y lisa, con un mejor aspecto.

La exfoliación impulsa el proceso natural de renovación celular y, además estimula la circulación sanguínea. El resultado es una piel renovada, lisa y tonificada.

 

Renueva completamente el aspecto de tu piel

 La exfoliación ayuda a eliminar las toxinas de nuestra piel a través de los poros y favorece la oxigenación de la misma al eliminar las células muertas.

Además, la piel está mucho más receptiva por lo que cualquier producto que apliquemos a posteriori, va a tener un resultado óptimo, ya que sea absorberá mejor.

exfoliantes caseros

 

 

Favorece una mejor depilación

La exfoliación de la piel evita el posible enquistamiento del vello. También alisa y suaviza nuestra piel, lo que favorece una depilación más efectiva y con unos resultados óptimos.

La exfoliación se debe realizar unas horas antes de la exfoliación.

 

Realza el bronceado

En contra de lo que popularmente se cree, la exfoliación ayuda a realzar e intensificar nuestro bronceado, dándole un tono más duradero e intenso a nuestra piel.

 Además, evita la aparición de manchas oscuras por lo que ayuda a conseguir un bronceado más uniforme.

 

Efecto antiaging en nuestra piel

La exfoliación tiene en nuestra piel un efecto antiaging, ya que, al remover la capa de células muertas de nuestra epidermis, proporcionamos a nuestra piel un aspecto más liso y joven, además de que, esta técnica también previene la flacidez y el descolgamiento facial.

exfoliantes caseros

Además, la exfoliación también ayuda a que nuestra piel esté más receptiva a absorber cualquier producto cosmético que le apliquemos después, como crema hidratante o serum, por lo que la piel lucirá más cuidada y con un mejor aspecto.

 

Ayuda a combatir la celulitis y la flacidez

La exfoliación también sirve para combatir la celulitis y la flacidez de nuestro cuerpo.

 Esto se debe no solo a la renovación celular que se produce con esta técnica, sino que, al aplicar el exfoliante, masajeamos nuestra piel por lo que el efecto será doblemente beneficioso.

Los exfoliantes caseros hechos con café son especialmente utilizados para combatir la celulitis.

 

 

Como exfoliarme correctamente

Lo primero es escoger el exfoliante adecuado: no es lo mismo exfoliar la zona de la cara, cuello, escote o axilas que una zona más resistente como pueden ser piernas o brazos.

En las zonas más sensibles debes utilizar un exfoliante más suave y menos agresivo que en las zonas más resistentes de la piel.

El tipo de piel influye, ya que no es lo mismo tener una piel seca que sensible o grasa, por lo que el exfoliante no debe ser el mismo.

exfoliantes caseros

Antes de iniciar la exfoliación, tu piel debe estar húmeda y limpia.

Además, debes respetar el numero de veces que es recomendable exfoliarse, nunca más de dos por semana.

El masaje que nos demos durante la exfoliación debe ser en círculos y con movimientos ascendentes, pero sin presionar demasiado, haciendo hincapié en codos y rodillas, y en la zona T del rostro.

El exfoliante se puede aplicar directamente sobre las manos o sobre un guante de crin o esponja.

Cuando termines de exfoliar tu piel, puedes aclarar con agua fría, ya que así el efecto tonificante será doble.

Jamás exfolies tu piel irritada o con heridas.

 

Exfoliantes caseros

Cuando hablamos de exfoliantes, lo primero que se nos viene a la mente son los típicos productos de perfumerías y farmacias, sin embargo, lo que muchos desconocemos, es que tal vez el exfoliante de nuestros sueños se encuentra mezclando ingredientes que ya tenemos en nuestra cocina.

FOTO7

Hacer un exfoliante casero es algo realmente sencillo y al alcance de todos los bolsillos, ya que las fórmulas que mejor funcionan son las que contienen pocos ingredientes y sencillos.

Además, no solo eso, sino que un exfoliante casero es mucho más efectivo y beneficioso que la mayoría de exfoliantes comerciales, ya que están compuestos por ingredientes 100% naturales, y no contienen ningún tipo de sustancia dañina para nuestra piel, como puede ser alcohol, perfume u otro tipo de aditivos químicos.

 

Exfoliante corporal de azúcar moreno, oliva y limón

Este exfoliante está indicado tanto para el rostro como para el cuerpo.

Es uno de los exfoliantes caseros más populares ya que está compuesto por ingredientes que casi todos tenemos ya en nuestras cocinas, y, además, deja nuestra piel suave como el terciopelo.

Solo necesitas azúcar moreno (entre 4 y 5 cucharadas si quieres exfoliar el cuerpo, o 1 sola si es para el rostro), jugo de limón (unas gotas para la cara, o medio limón para el cuerpo) y aceite de oliva (1 cucharada para el rostro, 4 para el cuerpo).

Mezcla en un cuenco los tres ingredientes y masajea suavemente tu piel (recuerda darte un masaje relajante, en círculos ascendentes y sin presionar demasiado).

Este exfoliante es ideal para usar en la ducha, justo después de aclararte el gel. Masajea durante 2 o 3 minutos y luego aclara tu cuerpo con agua tibia o fría (para así conseguir un efecto tonificante mayor).

exfoliantes caseros

El azúcar (tanto moreno como blanco) es un excelente aliado en la exfoliación, ya que sus partículas actuarán de forma parecida a como lo hacen las partículas arenosas de los exfoliantes comerciales.

El aceite de oliva es un excelente ingrediente para hidratar en profundidad nuestra piel y combatir pequeñas arrugas y líneas de expresión.

El aceite que debes utilizar es aceite de oliva virgen extra, ya que es el que tiene más propiedades beneficiosas para tu piel.

El uso tópico del limón proporciona una serie de beneficios a nuestra piel, como la prevención y difuminación de manchas, así como un plus de luminosidad y vitalidad.

Además, contiene vitamina C por lo que le dará a nuestra piel un mejor aspecto.

 

Exfoliante de café y aceite de abedul para la celulitis

 Este exfoliante está indicado para utilizar en nuestro cuerpo, especialmente si sufrimos celulitis. Tan solo necesitarás dos ingredientes: café y aceite de abedul.

exfoliantes caseros

En este caso necesitas los granos de café triturados. No sirve ni en grano entero o café líquido, sino el grano molido o triturado, ya que funcionarán como partículas exfoliantes.

El uso tópico del café tiene un sinfín de propiedades para nuestra piel, y entre ellas destaca ser un potente antiinflamatorio natural. Reduce rojeces e inflamaciones de la piel.

Además, activa la circulación sanguínea y tiene efecto detox y diurético por lo que es especialmente indicado para luchar contra la celulitis o la piel de naranja.

El aceite de abedul es un excelente hidratante para la piel seca, además de que ayuda eficazmente a luchar contra la celulitis y la flacidez, gracias a sus propiedades drenantes y tonificantes.

Mezcla en un cuenco entre 4 y 5 cucharadas de café triturado (por ejemplo, puedes utilizar los posos del café) y añade un par de cucharadas de aceite de abedul.

Puedes utilizarlo igualmente en la ducha. Justo después de aclarar el gel aplicas el exfoliante y masajeas suavemente, incidiendo en las zonas donde hay celulitis o flacidez. El masaje debe ser en círculos ascendentes durante un par de minutos, sin olvidarte de ninguna zona, y aclaras con abundante agua tibia.

 

Exfoliante de aceite de almendra, miel y avena para pieles sensibles o con dermatitis

Este exfoliante casero está indicado para el rostro, para pieles secas y sin brillo, que necesitan con urgencia un extra de hidratación.

También es ideal para pieles con tendencias atópicas o pieles sensibles.

Tan solo necesitas aceite de almendra, miel y avena molida.

exfoliantes caseros

El aceite de almendras es rico en antioxidantes, ácidos omegas 3 y omega 6 y vitaminas E, B1 y B6.

Es un ingrediente excelente para tratar afecciones cutáneas como la dermatitis atópica, y también tiene propiedades antiinflamatorias.

Además, tiene propiedades antiaging e hidratantes en nuestra piel.

La miel es un exfoliante natural y además aclara cicatrices, combate puntos negros y acné y es un antiséptico natural. Además, aclara la piel, evita manchas y nutre en profundidad nuestra piel.

La avena posee una acción calmante y además ayuda eficazmente a aliviar y prevenir el prurito o picor de la piel, por lo que es perfecta para tratar pieles con dermatitis o urticaria.

Además, tiene propiedades tonificantes: suaviza, calma y equilibra nuestra dermis.

Mezcla en un cuenco 1 cucharada de avena molida, 1 cucharada de miel y 1 cucharadilla de aceite de almendras.

Aplica la mezcla sobre tu rostro húmedo y masajea durante un par de minutos. Aclara con abundante agua y seca tu piel con una toalla.

 

 Exfoliante de fresa, aceite de oliva y azucar moreno para rostro y labios

Este exfoliante es ideal para tratar labios secos y agrietados, aunque también es apto para el rostro, incluso para pieles sensibles.

Las fresas contienen altas dosis de antioxidantes y vitaminas, además de que tienen propiedades calmantes, reparadoras e hidratantes.

exfoliantes caseros

El aceite de oliva es un potente hidratante natural.

Sirve para combatir arrugas y signos de la edad, además de que su alto contenido en vitamina E combate las pieles secas y apagadas.

Mezcla en un cuenco las fresas (1 fresa para labios, 3 para rostro entero), azúcar moreno (1 cucharadita para labios, 1 cucharada para rostro entero) y un chorrito de aceite de oliva (1 cucharadita para labios,1 cucharada para rostro entero).

 Machaca las fresas con ayuda de un tenedor y mezcla bien los tres ingredientes.

Aplica la mezcla directamente sobre la piel húmeda y masajea durante un par de minutos. Aclara con agua tibia o fría.

Elena Fernandez
Elena Fernandez
Autora del este blog y apasionada de los tratamientos de belleza y de las nuevas tecnicas para el cuidado de la piel.

Deja una respuesta

¿Quieres dejar un comentario? No te cortes, te contestaré lo mas rápido posible ;)

Share on twitter
Share on pinterest
Share on facebook
Share on whatsapp