10 alimentos que sacian mucho y no engordan

La sensación de hambre es como el villano de una buena película, difícil de vencer.

Matar el gusanillo y terminar con el hambre entre horas no es tarea sencilla, y, aunque intentes resistirte, acabas picoteando, lo que se traduce en calorías extra a tu dieta, y, por tanto, kilos a tu silueta.

Al contrario de lo que muchos creemos, las comidas que normalmente consumimos a la hora de picotear, como pueden ser una bolsa de patatas fritas, palomitas o bollería, no sacian ni sirven para terminar con la sensación de hambre.

alimentos sacian

Esto se debe a que muchos alimentos de ese estilo, pensados para el picoteo, llevan añadido glutamato monosódico (E61) el cual inhibe la señal de saciedad.

Entonces, ¿cómo debe ser un alimento para que nos quite el hambre?

Los alimentos más saciantes son ricos en fibra soluble y proteínas.

La fibra soluble en contacto con el agua se hincha y aumenta su tamaño, y nos produce la sensación de tener el estómago lleno, y, por tanto, elimina la sensación de hambre.

La proteína, por su parte, tiene un alto poder saciante y disminuye el nivel de grelina (hormona del hambre).

Los alimentos con gran contenido en agua también son unos excelentes aliados para luchar contra el hambre, ya que, al ingerirlos, consiguen engañar al cerebro haciéndole ver que ya “hemos comido suficiente”.

Sigue leyendo y descubre cuales son los alimentos ideales para luchar contra la sensación de hambre, y, además, sin aportar ninguna caloría extra a tu dieta.

 

Huevo, un gran aporte de proteína

El huevo es un excelente alimento para vencer el hambre. Gracias a su alto contenido en proteína (19 gramos por cada 100), el huevo se convierte en un excelente aliado para controlar el hambre.

huevo proteina

Además, tiene un aporte calórico muy moderado (en torno a 75 kcal por huevo cocido).

Podemos consumirlo por la mañana, en el desayuno, o en la merienda, y de la forma que queramos, aunque debemos evitar abusar de consumirlo frito.

 

Aguacate, un aporte de ácidos grasos naturales

El aguacate es una de las frutas que más elogios recibe, y que, cada vez se incluye en más dietas. Y no es para menos, ya que es un alimento rico en ácidos grasos, vitaminas del grupo B y magnesio.

aguacate

Es un alimento muy graso, por lo que debemos consumirlo con moderación, y, además, su aporte calórico no es bajo (160 kcal cada 100 gramos), sin embargo, las grasas del aguacate son saludables (ya que la mayoría son monoinsaturadas, como el ácido oleico).

El aguacate es uno de los alimentos más saciantes que podemos encontrar, ya que, según un reciente estudio de Nutrition Journal, puede reducir hasta en un 40% el hambre si lo tomamos al desayuno.

Sin embargo, podemos consumir esta fruta a cualquier hora del día, tanto en tostas como en ensaladas o en macedonia.

 

Manzanas y naranjas, mucha agua y mucha fibra

La naranja es una fruta con un altísimo contenido en fibra y agua (cada naranja contiene 5 gramos de fibra), y, además, tiene un aporte calórico bajo (tan sólo 40 kcal cada 100 gramos).

Es preferible consumir naranjas enteras y no en zumo, ya que si eliminas la pulpa blanca estas eliminando fibra (es en la parte de la naranja que más concentración de fibra soluble tiene).

Además, es una fruta rica en vitamina C, vitaminas del grupo B y ácido fólico.

naranja manzana

La manzana es otro alimento a tener en cuenta a la hora de matar el gusanillo.

Su alto contenido en agua y fibra, además de su bajo aporte calórico (tan sólo 52 kcal cada 100 gramos) convierten a esta fruta en un valor seguro a la hora de eliminar el hambre.

Una forma ideal de controlar el hambre es comer una manzana antes de las principales comidas del día, para así reducir el apetito y consumir menos cantidad de comida. También puedes comer una manzana entre comidas, ya que, gracias a su bajo aporte calórico tu dieta ni lo notará.

 

Copos de avena, mucha fibra para desayunar

La avena es uno de los alimentos más saciantes que existen, de hecho, cada vez más gente opta por incluir este alimento en su desayuno.

Los copos de avena son ricos en hidratos de carbono, proteínas y fibra soluble.

coposdeavena

Una vez que ingerimos la avena, ésta “crece” en el estómago, ya que capta el agua y se hincha, por lo que causa la sensación de tener el estómago lleno, y elimina la sensación de hambre.

Suele consumirse en copos y en el desayuno, ya que tan sólo un par de cucharadas bastan para saciar el apetito durante horas.

 

Champiñones, pocas calorías y todo agua

Tanto los champiñones como casi todas las setas son una excelente opción para controlar el hambre, gracias a su bajo aporte calórico (tan sólo 22 kcal cada 100 gramos) y su alto poder saciante.

champiñones

Los champiñones, además, son ricos en betaglucanos, un tipo de fibra con infinidad de beneficios, como absorber el colesterol y sustancias tóxicas del tracto intestinal.

Además, los champiñones son ricos en antioxidantes, vitaminas del grupo B y E, magnesio y calcio.

Sin duda son un alimento esencial para mantener nuestra hambre a raya, ya que además podemos consumirlos de infinidad de formas: en paté, en guarniciones, tortillas etc.

 

Patata hervida, carbohidratos sanos

La patata, al contrario de lo que se suele creer, no es incompatible con una alimentación sana, eso sí, debe ser cocinada hervida, no frita.

patata

Pese a que asociamos las patatas a un alimento prohibido en cualquier dieta, lo cierto es que es un alimento que deberíamos incluir más a menudo en nuestra alimentación: un 75% de su composición es agua, y, aunque aporta energía en forma de almidón, apenas contiene grasa.

No tiene un elevado aporte calórico (70 kcal cada 100 gramos), y, además, si la consumimos sin pelar, aportaremos un extra de fibra a nuestra dieta, ya que el mayor porcentaje de fibra de la patata se encuentra en la piel.

 

Sandia y melón, frutas de todo agua

Tanto la sandía como el melón son dos frutas ideales, ya que, además de su delicioso sabor, son muy saciantes y con un bajo aporte calórico.

La sandía es una de las frutas con mayor proporción de agua (un 93% de su peso), y su aporte calórico es bajísimo (tan sólo 20 kcal cada 100 gramos).

melon y sandia

Además, entre contiene muchos nutrientes como vitaminas del grupo A, B, C, y, también, licopeno y fibra.

El melón por su parte, contiene alrededor de un 85% de agua. También cuenta con un aporte calórico bajo (36 kcal por 100 gramos).

Además, es una fruta rica en vitamina C, vitamina A, potasio y carotenoides.

 

Legumbres, mucha fibra y mucha proteína

Las legumbres, en todas sus variantes, tienen un alto contenido en fibra y proteína vegetal, por lo que resultan ideales a la hora de matar el hambre.

legumbres

Según un estudio de la revista Obesity, el consumo de legumbres reduce hasta en un 31% la sensación de hambre. Además, son fuente de hierro, calcio, magnesio, potasio, zinc y vitaminas.

Es recomendable consumir al menos 3 veces por semana una porción de legumbres, bien sean garbanzos, habas, lentejas o frijoles.

 

Pepino, verdura con un 96% de agua

El pepino es una verdura que apenas tiene calorías (13 kcal cada 100 gramos). Es uno de los alimentos que más agua contiene, ya que un 96% de su peso es agua.

pepino

Es uno de los alimentos predilectos de los que apuestan por la healthy food, y es que, el pepino lo tiene todo: es rico en vitaminas y antioxidantes, potasio, oligoelementos como el cobre, silicio o el manganeso. Además, tiene un alto poder diurético y depurativo para nuestro organismo, y además, ayuda a controlar el colesterol.

Puedes consumirlo cuando quieras y gracias a su escaso aporte calórico, sin remordimiento alguno.

El pepino se presta especialmente para consumirlo en ensaladas, encurtidos, o batidos.

 

Chocolate negro, un antojo con muchos beneficios

Más que para eliminar el hambre, el chocolate negro es perfecto para calmar antojos y ganas de atracar la nevera.

chocolate negro

Siempre es bueno tener una tableta en casa por si nos da un antojazo de algo dulce y no podemos controlarlo.

El chocolate negro no es un alimento light, ni tiene pocas calorías, ya que contiene alrededor de 525 kcal cada 100 gramos, por lo que debemos consumirlo con moderación.

Además, el chocolate negro es un alimento tiene una serie de propiedades beneficiosas para nuestro organismo: ayuda a disminuir la presión arterial, mejora la circulación y es rico en antioxidantes.

Elena Fernandez
Elena Fernandez
Autora del este blog y apasionada de los tratamientos de belleza y de las nuevas tecnicas para el cuidado de la piel.

Deja una respuesta

¿Quieres dejar un comentario? No te cortes, te contestaré lo mas rápido posible ;)

Share on twitter
Share on pinterest
Share on facebook
Share on whatsapp